JESUCRISTO: EL PAN VIVO

“―Ciertamente les aseguro que no fue Moisés el que les dio a ustedes el pan del cielo —afirmó Jesús—. El que da el verdadero pan del cielo es mi Padre. El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.” (Juan 6:32-33).

La Palabra de Dios es el pan que vino del cielo. Jesús les explicó a sus discípulos que el pan del que estaba hablando era Él: “Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo” (Juan 6:51).

El pan es el alimento escencial para la humanidad; Jesús se nombra a sí mismo “pan de vida” y Él sabe que nosotros sin Él somos nada, pereceríamos sin su presencia, sin alimentarlos diariamente de su palabra y de su amor, y sin tener en nuestro espíritu ese toque divino del pan que bajó del cielo.

Jesucristo es el verbo, es la verdad, es la paz, es el camino, es Dios con nosotros, es la victoria consumada; si no te alimentas de Él, nada que sustituya al pan de vida calmará tu inquietud, porque en Jesús tenemos todo, así pues, hemos de vivir como Él: en gloria, justicia, fortaleza, dominio, y continuo triunfo; pues somos participantes de su vida. Somos participantes de ese Pan Vivo – el Señor del cielo. ¡Aleluya!

Lectura de la biblia en 1 año Mateo 25:31-46 Éxodo 31.