¿CUÁNTO VALGO?

Asignar un valor es sencillo cuando hay un monto que puedo asociar a un bien, ejemplo; un billete nace con un valor, y es fácil determinarlo porque representa una cantidad. Un auto asociado a una marca, una casa asociada a un cierto lugar geográfico, la ropa, etc. Una mascota, puede tener un gran valor incluso mayor a una persona, y hoy en día hay mascotas con mejores condiciones de vida que muchas personas que no tienen hogar, que pasan hambre.

¿Que precio tiene una vida humana?

Basta con preguntar a un madre que su hijo requiere un órgano vital para seguir viviendo.O preguntarle a un joven que hoy esta en un centro rehabilitación y que ha intentado suicidarse varias veces.

Valgo lo que yo considero que valgo. Esto puede venir de la suma de opiniones que han expresado personas cercanas y no tan cercanas a mi pero que en su momento expresaron un concepto de mi y esto se albergó en mi corazón, independientemente si fue verdad ó mentira.

No es lo mismo el precio de una vida al precio de un alma.

Dios realmente no ve las cosas desde la perspectiva que nosotros las vemos, (“Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!” Isaías 55:9), no todos los enfermos que Jesús sanó la condición de su alma tuvo un cambio, y aquí Jesús lo recalca a los fariseos: 22 Pero Jesús supo lo que estaban pensando y les dijo:

—¿Por qué razonan así? 23 ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados quedan perdonados”, o “Levántate y anda”? 24 Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—: A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Lucas 5:22-24

El hombre difícilmente alcanza a percibir la magnitud del contexto donde Dios obra y se mueve, que es en la dimensión de la eternidad y en el plano de la imposibilidad, en la creatividad, en la espiritualidad; por otro lado el hombre se mueve en el plano de su vida y todo lo que suceda alrededor de ella, por ende esta expuesto a sus limitaciones.

Cuando Jesús dijo que los verdaderos tesoros están en los cielos es decir en un mundo que no es material, y que no puedo alcanzar físicamente sino desde el plano donde del reino fue edificado que es el espiritual.

En el plano espiritual el alma de una prostituta, de un esclavo, de un pobre, de un gran artista, de un secuestrador, de un empresario, de un misionero, de un político, de un asesino, un ladrón; todos ante Dios tienen el mismo valor, porque Jesús no hizo distinción entre ninguno de ellos.

Jesús entregó su vida por todos, la única diferencia fue en quien se arrepintió y quien no, es por ello la ultima lección que nos entrega en la cruz fue la conversación con los dos ladrones, para mostrarnos que todos tenemos oportunidad hasta el ultimo momento si nos arrepentimos.

Pues, ¿de qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y perder su alma? Marcos 8:36

Cuando mi autoestima es muy baja entonces yo me doy un valor casi nulo. Esto lleva a personas muy jóvenes que terminen con Bulimia, Adicciones y finalmente hasta el suicidio. El suicido viene por estar perdiendo la batalla en contra de una depresión severa, y es quesegún la Organización Mundial de la Salud, afirma que casi 3,000 personas ponen fin a su vida cada día, es decir 125 personas cada hora.

Que paradoja que en estos momentos hay tantas personas luchando por su vida, enfermos de cáncer, personas que necesitan un trasplante de un órgano, personas con parálisis, o que están en cuidados intensivos. Y por otro lado alguien sano con todo el potencial que decide simplemente que no tiene sentido su vida, y mejor no seguir.

Se nos olvida quien nos formó y que tenemos un propósito muy grande

Dios ha puesto especial cuidado desde nuestra nacimiento, y desde nuestro diseño ha existido un propósito no fuimos creados al azar y para sobrevivir, sino para Sobre-Vivir = Sobre Natural porque esta es nuestra naturaleza

Primeramente Mi cuerpo tiene un valor porque como dice el salmo 139:13-16

Porque tú formaste mis entraña;

me hiciste en el seno de mi madre.

 

Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho;

maravillosas son tus obras,

y mi alma lo sabe muy bien.

 

No estaba oculto de ti mi cuerpo,

cuando en secreto fui formado,

y entretejido en las profundidades de la tierra.

 

Tus ojos vieron mi embrión,

y en tu libro se escribieron todos

los días que me fueron dados,                        

cuando no existía ni uno solo de ellos. Salmo 139:13-16

Dios me formo, y esto ya tiene un gran valor, ¿cuanto vale hoy una firma autografiada por un Picasso(trazos inertes) ?   ¿Cuanto mas vale la firma del dador de vida ?

Sin embargo nuestro cuerpo tiene una fecha de caducidad. Es así que el verdadero valor es cuando obedezco y comienzo a cumplir mi propósito como hijo, por esto Dios decía de Jesús este es mi hijo amado en quien me complazco, el cuerpo de Jesús fue desechado, es decir no resucito desfigurado, y lleno de heridas sino con un cuerpo revestido, porque lo mas importante fue haber obedecido y cumplido la misión.

Cuando comienzo a cumplir el propósito con el cual fui diseñado, y busco hacer la voluntad de Dios, mi Espíritu comienza a crecer a expandirse, porque Dios diseño nuestro espíritu para ser el dominante.

El significado del noveno Fruto del Espíritu Santo es “dominio propio” significa que mi Espíritu gobierna sobre mi alma.

El Rey David nos muestra esta batalla entre el alma y el espíritu en el Salmo 43

¿Por qué te abates, alma mía,
y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez
¡El es la salvación de mi ser, y mi Dios!

David habla a su alma, para declarar que por sobre toda tristeza o abatimiento está la esperanza en Dios. Esto es porque nuestra alma se revela, y quiere llevarnos a veces a estar deprimidos, pero en ese momento tenemos que empoderar a nuestro Espíritu declarando la palabra de Dios, y los testimonios donde Dios nos ha dado victorias en el pasado, abriendo caminos donde no los había, ya que esto renueva nuestra mente nos lleva al canto, y al gozo.

La bendición mas profunda que nuestro espíritu necesita y puede recibir, es la del corazón de Dios, porque es su incomparable amor hacia nosotros, nutriendo nuestra pertenencia, inclusión, y valor que nos otorga una identidad.

Mi vida vale, y vale mucho porque soy único, ya que cuando Dios me terminó de formar rompió el molde, no hay otro como yo, y el precio con el que fui adquirido fue con la sangre de su hijo Jesucristo, este es el amor de mi Padre que siempre esta conmigo, y me da todos los días su favor, su gracia y un futuro y una esperanza.